Bizcocho de yogur

Cómo hacer bizcocho de yogur

Bizcocho de yogur y chocolate

No todos los antojos de chocolate son iguales. A veces apetece una onza o dos de chocolate negro, pero otras veces es necesario un gran bocado de chocolate blanco para satisfacerlo.

Algunos antojos no se satisfacen con el chocolate, y es necesario recurrir a postres suaves, esponjosos y chocolateados. Para mí, la respuesta a este tipo de antojos es un buen trozo de bizcocho de yogur y chocolate.

Bizcocho de yogur y chocolate

Se tarda muy poco en preparar, y no necesita glaseado, así que sólo tienes que esperar a que la masa se hornee y se enfríe (¡al menos un poco!) antes de darte el gustazo.

Esta receta fue inspirada por una receta que he hecho muchas veces antes, un bizcocho de chocolate marmolado, pero he utilizado yogur para añadir humedad y ternura a la miga, y opté por el cacao en polvo para darle al bizcocho su característico sabor a chocolate, en lugar de chocolate de tableta.

Como de costumbre, he utilizado un yogur de estilo griego bajo en grasa, pero si usas un yogur entero sin descremar, la grasa extra contribuirá a aumentar la ternura del pastel.

Esto no quiere decir que el desnatado no funciona, sólo que los resultados pueden ser ligeramente diferentes y hay que tener un poco más de cuidado de no sobrecocer el bizcocho.

Si no tienes yogur griego, utiliza crema agria en su lugar, porque tiene un sabor y consistencia muy similares. El yogur normal se puede usar también con un buen resultado.

El resultado no es un postre bajo en grasa o light, pero es lo suficientemente razonable como para comer dos rebanadas sin sentirme culpable, y tiene un sabor delicioso.

Tiene una textura suave y esponjosa, con una miga muy fina y tierna. Está húmedo, y no es nada denso. Su sabor a chocolate es intenso, con un equilibrio perfecto entre dulzor y amargor (del cacao en polvo). Si quieres aún más chocolate solo tienes que agregar 100 gramos de chispas de chocolate antes de hornearlo.

Tiene suficiente presencia por sí solo como para no necesitar glaseado alguno. Así que manos a la obra.

¿Qué ingredientes vamos a utilizar?

  • 190 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 65 gr de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 250 gr de azúcar
  • 1 huevo grande
  • 1 clara de huevo grande
  • 60 ml de agua
  • 50 gr de cacao en polvo
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250 gr de yogur natural

Preparación de la receta:

  1. Precalienta el horno a 180 grados y aceita un molde rectangular de aproximadamente 23 x 13 cm.
  2. En un recipiente mediano, mezcla la harina, la levadura en polvo, el bicarbonato de sodio y la sal.
  3. En otro recipiente, bate la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla esté esponjosa y tenga la consistencia de la arena humedecida.
  4. Incorpora el huevo y la clara de huevo y mézclalo de nuevo.
  5. En un recipiente pequeño, mezcla el agua, el cacao en polvo, la vainilla y el yogur hasta que la mezcla esté homogénea.
  6. Añade la mezcla de harina en 3 veces, alternándolo con la mezcla anterior, empezando y terminando con la harina. Mézclalo solo lo justo para que la harina desaparezca.
  7. Vierte la masa en el molde preparado, dándole pequeños golpecitos en la encimera para eliminar las burbujas, y alisa la superficie con una espátula.
  8. Hornea el bizcocho de 55 a 60 minutos, o hasta que un palillo de dientes insertado en el centro salga limpio.
  9. Deja que el bizcocho se enfríe posando en una rejilla durante unos 10 minutos, luego desmolda el bizcocho y vuelve a colocarlo en una rejilla para que se enfríe completamente antes de cortarlo.