Bizcocho de yogur

Cómo hacer bizcocho de yogur

Bizcocho de yogur sin huevo

Este bizcocho de yogur es una de las primeras recetas que he preparado en mi vida. Siempre ha sido uno de mis postres favoritos: fácil de preparar, delicioso y bastante saludable, ya que no contiene mantequilla.

También es un bizcocho que tiene una ventaja añadida: no tiene huevo y puede ser disfrutado por las personas que no pueden comer huevos o que simplemente quieren evitarlos. ¡No lo notarás en el sabor!

Bizcocho de yogur sin huevo

Los huevos juegan un papel importante en los postres horneados, crean estructura y estabilidad dentro de una masa, y añaden humedad a pasteles y bizcochos.
Pero esta receta sigue siendo perfecta sin ellos, y sin ningún sustituto, como los huevos de lino.

El yogur hace todo el trabajo, tanto de estructura, como generando humedad en la miga. Así que ¡adios huevos! no los necesitamos.

Es una receta realmente versátil, ya que el bizcocho se puede cortar por la mitad y rellenar con tus ingredientes favoritos: mermelada, crema pastelera, Nutella, ganache de chocolate, frutas.... lo que se te ocurra.

Además de todo eso, es una gran base para cualquier pastel cubierto de fondant. Es húmedo, pero lo suficientemente resistente como para soportar el peso del fondant (incluidas las figuritas). Así que, básicamente es mi bizcocho básico.

Es muy sencilla de hacer, simplemente hay que tamizar, mezclar los ingredientes, hornear y disfrutar. En vez de glasear mi bizcocho, me gusta espolvorearlo con azúcar glass una vez que se haya enfriado.

Esta receta definitivamente tiene un lugar en mi lista de favoritos, y puedo hornearlo una y otra vez. Pruébalo y no querrás volver a hacer otro bizcocho.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 50 minutos

Tiempo total: 1 hora

Ingredientes que necesitarás:

  • 300 g de yogur
  • 150 g de harina para todo uso
  • 300 g de harina bizcochona
  • 225 g de azúcar
  • 380 ml de leche entera
  • 75 ml de aceite vegetal (preferiblemente aceite de girasol)
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo tipo Royal
  • Mantequilla para engrasar el molde
  • Azúcar glass para decorar

Así preparamos el bizcocho de yogur sin huevo:

Calentamos el horno a 180ºC con calor por arriba y por abajo; y engrasamos un molde redondo de 23 cm (mejor si se puede desmoldar) con mantequilla.

En un recipiente, tamizamos las harinas y la levadura y lo reservamos.

En el recipiente de una batidora eléctrica mezclamos el yogur, la mezcla de harinas, el azúcar, la leche, y el aceite, hasta obtener una mezcla suave y homogénea.

Vertemos esta mezcla en nuestro molde engrasado, y lo introducimos en el horno, en la parte central, durante unos 50 minutos, o hasta que un palito insertado en el centro salga seco.

Si lo hemos colocado muy arriba y vemos que la superficie se empieza a dorar demasiado, podemos ponerle una lámina de papel de aluminio.

Pero cuidado, no abras el horno antes de que hayan pasado los primeros 30 minutos, o el pastel no se levantará.

Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos posado sobre una rejilla para que enfríe.
Después de 15 minutos lo desmoldamos y cuando esté completamente frío, espolvoreamos el azúcar glass por encima y lo servimos acompañando una buena taza de té o café para el desayuno.