Bizcocho de yogur

Cómo hacer bizcocho de yogur

Bizcocho de yogur griego

Este bizcocho de yogur griego es uno de mis postres favoritos, ya que veía a mi madre hacerlo muy a menudo, y recuerdo perfectamente como olía la casa durante el horneado.

Mi madre le daba un giro de tuerca al rellenarlo con nata montada y fresas picadas durante la primavera y el verano, por aquel entonces no había nada más delicioso, ni más bonito.

Bizcocho de yogur griego

A veces los postres más simples son los mejores. Es perfectamente dulce, pero no demasiado. Se vuelve ligeramente crujiente por fuera y súper suave por dentro.
¡Podría comérmelo de una sentada!

Generalmente, cuando añado yogur griego a una receta, es por el sabor ácido, la proteína añadida y la reducción de calorías. Sin embargo, en esta receta de bizcocho, el yogur griego añade riqueza y humedad a la masa, mucho más que un yogur natural normal.

¿Qué hace a este bizcocho tan irresistible? Es tan suave, delicado y esponjoso por dentro, pero tiene una capa crujiente en el exterior.

Y aunque es perfecto así como está, puedes servirlo con nata y frutas picadas si quieres todavía más. De momento empecemos por el bizcocho, así es como se prepara.

Estas cantidades son para un molde rectangular de tamaño estándar.

Ingredientes para el bizcocho de yogur griego

  • 190 g de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 100 g de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 210 g de azúcar
  • 3 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 125 g de yogur estilo griego

Instrucciones

  1. Precalentamos el horno a 190 grados, calor por arriba y abajo. Engrasamos con mantequilla o aceite un molde rectangular de 23 cm y después lo enharinamos, eliminando el exceso de harina.
  2. En un bol pequeño, mezclamos la harina, el bicarbonato y la sal.
  3. En el bol de la amasadora/batidora añadimos la mantequilla y el azúcar, y lo mezclamos a velocidad media con el mezclador plano hasta que la mezcla esté suave y esponjosa.
  4. Sin dejar de mezclar, añadimos los huevos de uno en uno, rebañando el bol después de cada adición para que no se quede nada en las paredes.
  5. Incorporamos el extracto de vainilla y el yogur griego y volvemos a mezclarlo unos segundos.
  6. Por último, agregamos la mezcla de harina poco a poco, justo hasta que la harina desaparezca de la masa. Vertemos la masa en el molde engrasado, rebañando bien el bol.
  7. Introducimos el molde en el horno caliente durante 45-60 minutos, o hasta que al insertar un palillo de dientes en el centro, este salga limpio. Sacamos el bizcocho y lo ponemos a enfriar sobre una rejilla metálica.
  8. Esperamos 10 minutos hasta poder desmoldarlo. Después, dejamos que enfríe completamente antes de partirlo.

NOTAS DE LA RECETA

Este bizcocho se puede conservar en un recipiente sellado a temperatura ambiente durante 3 días.

Colocar un trozo de papel de aluminio sobre el bizcocho durante los últimos minutos de horneado ayudará a mantener el bizcocho húmedo y se asegura de que se cocine uniformemente, sin que se queme la superficie.

Esta receta está preparada para hacerse en una batidora/amasadora, pero también puedes hacerlo a mano, aunque necesitarás músculo para mezclar bien todos los ingredientes.